Tolerancias de color

Aunque nos esforzamos mucho por minimizar las tolerancias de producción y fabricación, desgraciadamente no pueden evitarse. Las tolerancias están presentes en todos los productos y son una desviación permisible que resulta de la producción.

Las ligeras desviaciones de color entre las imágenes y los pedidos, relacionadas con la producción, no pueden evitarse por completo. Puede haber ligeras diferencias de color entre diferentes trabajos y diferentes materiales.

En cuanto a las impresiones fotográficas de muestra, lamentablemente no podemos garantizar que todas las impresiones fotográficas se produzcan en las mismas máquinas de exposición. Dado que la exposición es un proceso en el que intervienen químicos que también pueden presentar ligeras fluctuaciones, es posible que den lugar a diferencias de color en el producto final. 

 

Si pide productos fotográficos con materiales diferentes, puede dar lugar a representaciones de color diferentes.

Debido al uso de diferentes materiales (cuadros, pósters, tarjetas, impresiones fotográficas, etc.) y a los diferentes métodos de producción, los resultados no serán idénticos.

Si, por ejemplo, comparamos las impresiones fotográficas de superficie brillante o mate con una tarjeta de felicitación, nos encontramos con que todos los materiales tienen sus propios tonos blancos, lo que influye en el resultado final. Por lo tanto, no se pueden comparar las tarjetas con los cuadros. Asimismo, todos los materiales difieren en sus propiedades, como el aumento del valor tonal, la propiedad de la tinta de impresión, la superficie, etc. 

También se utilizan distintos métodos de producción, máquinas y tintas que no permiten comparar los colores. Por ejemplo, las impresiones fotográficas se exponen, pero las cuadros se producen mediante impresión directa UV.

Por estas razones, no es posible comparar el resultado del color de las impresiones en metal y los lienzos, de un álbum de fotos y una tarjeta, o de un póster y un lienzo.